Sin categoría

Curiosidades del cine



Curiosidades del cine

El cine está lleno de curiosidades y tonterías inútiles que nos demuestran que en el fondo no es un arte tan glamuroso. Todas la películas tienen sus anécdotas y sus cosillas. Después del salto os traigo una pequeña selección de curiosidades del cine que no tienen desperdicio. Obviamente hay muchas más. Si alguién sabe alguna y nos la quiere comentar se lo agradeceremos. ¡Adelante!

  • Para rodar “¿Quién engañó a Roger Rabit?”, se utilizaron diferentes tipos de película y sensibilidad para según qué secuencia. Se construyó una nueva cámara de fibra de vidrio (Visaflex) e innumerables maquetas (una llegó a necesitar 20.000 ladrillos en miniatura) para solucionar los problemas de densidad, color, textura, grano…. Se dotó a los ‘dibujos animados’ de sombras móviles, y se hicieron 24 dibujos por segundo en vez de 12, que es la cifra habitual, ya que la rapidez de la cámara de Zemeckis (el director) complicaba la realización. La película posee más de 1.000 efectos visuales y 57 minutos de secuencias recíprocas de animación. Es decir, unos efectos especiales más complejos que ET., El retorno del Jedi o cualquiera de la serie de Indiana Jones. Fue como hacer tres veces La Guerra de las Galaxias. Cada segundo de animación costó más de 300.000 dólares, es decir, más de 40 millones de pesetas.
  • Orson Welles fué un niño prodigio que con tan solo seis años de edad mostraba un interés desmesurado por las diversas manifestaciones artísticas, sobre todo por la literatura y la pintura. Su madre, pianista, influyó decisivamente en el afán intelectual del muchacho, quien de vez en cuando veía a su padre, con el que recorrió parte de Europa y de los Estados Unidos. Su tutor, el doctor Bernstein, le instó a desarrollar sus enormes cualidades. Con quince años ya dirigía e interpretaba en el colegio obras de Shakespeare que nada tenían que envidiar a las montadas por las compañías de prestigio.
  • Brave-heart: Mientras en todo el mundo la película fue un éxito de taquilla, amén de los Oscars que consiguió, en Inglaterra no sentó nada bien el hecho de que según la película, tuvieran un rey bastardo hijo de Wallace y la imagen amanerada del príncipe
  • Titatnic: Cuando el buque está a punto de colisionar por la parte derecha con el iceberg, se escucha al oficial de puente gritar “todo estribor”, esto es un error seguramente de doblaje, si fuese así el buque iría todavía más contra el iceberg, tendría que haber dicho “todo babor”
  • Lo que el viento se llevó: La escena en que Rhett coge a Scarlett y sube la escalinata hasta el dormitorio con ella gritando y pataleando tuvo que repetirse varias veces. Clark Gable, que entonces tenía treinta y ocho años y estaba en plena forma, subió las escaleras a paso ligero, con Vivien Leigh a cuestas, un buen número de veces, repitiendo la escena cada vez que se lo pidió el director Victor Fleming, buen amigo suyo. Sin embargo, llegó un momento en que el actor empezó a acusar el cansancio, pero Fleming le hizo repetir la toma una vez más. El derrengado actor subió de nuevo los pesados escalones cargando con Leigh, tras lo cual Victor Fleming le dijo, jocosamente: “En realidad no necesitaba esta última toma, pero había apostado a que no eras capaz de subir otra vez esas malditas escaleras…
  • Pretty Woman: Las largas y bien torneadas piernas que se ven el el filme no son las de Julia Roberts. Los productores pensaron que las tenía muy delgadas y usaron las de la modelo Shelley Michelle.
  • 2001: una odisea en el espacio: su director Stanley Kubrick quiso que el ordenador de la nave fuera un IBM, pero la compañía se negó a que uno de sus productos se conviertira en un asesino. Entonces kubrick tuvo la ocurrencia de llamarlo HAL, sigla que se forma con las tres letras anteriores a IBM.
  • Psicosis: Janet Leigh tenía escrúpulos morales para desnudarse en la escena de la ducha. Hitchcock usó el cuerpo de una stripper de Las Vegas llamada Marli Renfro, quien cobró quinientos dólares por aquel trabajo.
  • El Padrino: En la escena en que muere Don Vito Corleone mientras juega con su nieto, Marlon Brando llevaba puestos unos dientes improvisados con recortes de cáscaras de naranjas. Esos dientes de naranja estaban fuera de guión, para la escena estaba previsto que Don Vito jugara con su nieto y súbitamente muriera de un ataque al corazón. Pero previo al rodaje, Marlon Brando para ganarse la simpatía del niño con quien compartiría la escena, decidió jugar con él, para lo cual recortó una dentadura grotesca con las cáscaras de las naranjas que ya estaban dispuestas para la escena y jugó a perseguirlo como si fuera un gorila. Este juego gustó tanto a Coppola que lo incluyó en la version final de la película.

Escrito por Aleix Caballeria el 14 noviembre, 2008 | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , Sin categoría

[...] quieres conocer más  visita las fuentes utilizadas: mundocine, tarringa, hispavista Valora esto:Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en [...]

[Contesta a este comentario]

Déjanos tu comentario