Sin categoría

Robert Mitchum, su atractiva despreocupación



Robert Mitchum, su atractiva despreocupación

Robert Mitchum es otro de los grandes actores del Hollywood dorado que ha pasado ya a la historia del cine. Nunca le dió importancia al hecho de ser una estrella y le precedía su fama de no tener absolutamente ninguna vanidad, tan propia de quienes forman parte de este mundo. Lo más destacable dél quizá sea su actitud despreocupada que, según se comenta, tenía también en la vida real.

Robert Mitchum nació el día 6 de agosto de 1917 en Connecticut. Su padre era un trabajador del ferrocarril, que murió en accidente laboral cuando Robert sólo tenía dos años. Fue un niño y un adolescente muy problemático, con problemas en casa y en el colegio, aunque a pesar de ello era un gran amante de la lectura.

A los 14 años se escapó de casa y se dedicó a vagabundear, recorriendo el país de tren en tren, siendo incluso arrestado por vagancia y condenado a reclusión en un reformatorio, del que se escapó. Siguió vagabundeando hasta que decidió coger un empleo en la Lockheed Aircraft, al mismo tiempo que comenzaba su carrera como actor en un grupo de teatro.

A principios de los años 40 empezó a participar en películas de bajo presupuesto. La primera interpretación de Robert Mitchum que puede ser considerada como destacada, en Hollywood, viene de la mano del director William Welman, que le dió la oportunidad de intervenir en el largometraje También somos seres humanos, en 1945, papel por el que fue nominado al Oscar.

A partir de este momento quedó ya consagrado como actor, rodando durante la década de los 40 películas tan notables para la historia del cine como “Encrucijada de odios”, “Retorno al pasado” o “El gran robo”, entre otras.

En los años 50 se afianzó aún más, con películas como “Las fronteras del crimen”, “La trampa”, “Río sin retorno”, “No serás un extraño”, o “Sólo Dios lo sabe”, entre otras. En esta época es de destacar la fascinante y genial película “La noche del cazador”, único largometraje dirigido por Charles Laughton.

De su filmografía posterior podríamos destacar Con él llegó el escándalo, El cabo del terror o El día más largo. De hecho siguió trabajando hasta su muerte, aunque más espaciadamente. Poco antes de morir le pudimos ver en una pequeña aparición en El cabo del miedo, remake de “El cabo del terror”, que había interpretado él junto a Gregory Peck.

Su vida privada se vió salpìcada por varios escándalos, incluso se le intentó relacionar con el mundo de las drogas.

Robert Mitchum tenía fama de no ser nada vanidoso, incluso de no darle ninguna importancia al hecho de ser considerado una estrella de Hollywood. Recordemos su famosa frase: “¿Actor? Sí. Pero no olvide que Rin-tin-tin también lo era“.

Fue un gran intérprete, y su carisma y su gran personalidad le convirtieron en toda una leyenda del cine. Como ocurre con muchos de estos actores, dos de sus hijos intentaron seguir sus pasos, pero no consiguieron ser ni la sombra de lo que había sido el padre.

Robert Mitchum muríó el día 1 de julio de 1997 en California.

Escrito por Anna T Cussó el 14 junio, 2011 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Sin categoría

Déjanos tu comentario